Interacciones

Presiona a los lados para pasar la historia Usa las flechas Cambia de Capítulo
Eduardo Suárez

"Especial agradecimiento a nuestro ilustrador por el excelente trabajo que realizó plasmando la esencia de la historia en estas ilustraciones, esperamos les guste."

Volver

UNIDOS POR UN DESIGNIO

LA PRIMERA MANADAURSIPODA, CANIS Y LEOPARDUS

FELINOS OPUESTOSPUMA Y LYNX

LOS INDÓMITOSAUREUS Y Latrans

LA TRIBU MUYSK

PERIODO DE DEBACLE

EL SOÑADOR ALFALYCAN

UN NOBLE CAMARADAEQUUS

EL CONCILIO ABORIGEN

UNIDOS POR UN DESIGNIO

Durante el efímero respiro que representa nuestro paso por este mundo, hay tiempo suficiente para que cada ser convocado por la Madre Tierra cumpla con su propósito designado. Es en este período, enmarcado por una generación de guerreros dotados de un nuevo paradigma mental, donde empieza la aventura de un grupo de espíritus que convergen para propiciar el inicio de una profunda transformación. Esta es la historia de Aborigen.

LA PRIMERA MANADA: URSIPODA, CANIS Y LEOPARDUS

Se dice que cada ser en este mundo está conectado de forma invisible a todo lo que le rodea, y que eventualmente esas conexiones se hacen evidentes cuando la ocasión lo amerita; fue de esta forma como un soñador se encontró con tres fuertes espíritus con los cuales caminó, creció y aprendió que los lazos que unen todo en el universo son intangibles.

El primero de ellos fue Canis, un espíritu dotado de gran sabiduría y cálida nobleza que le transmitía una enorme confianza. Canis le enseñó a aquel soñador el precioso valor de la humildad. Con el tiempo, conocieron a Ursípoda y a Leopardus, un par de espíritus jóvenes que caminaban juntos, unidos, quizá, por esa fuerza que une lo intrínsecamente opuesto; Ursípoda era callado, paciente y calmado y, por su parte, Leopardus era efusivo, espontáneo y desafiante. Eran el complemento del otro. Ursípoda enseño al soñador el don de la prudencia y Leopardus le mostró el poder del ímpetu. Los tres espíritus eran muy diferentes pero eso no impidió que se convirtieran en una orgullosa manada.

FELINOS OPUESTOS: PUMA Y LYNX

La naturaleza, en su infinita sabiduría, conecta diferentes seres en pro de mantener el equilibrio esencial de sí misma. Prueba de ello es la fuerza que se manifiesta en la atracción por lo opuesto. El soñador conoció tiempo después a dos espíritus que le permitieron evidenciar la fascinante dinámica entre los extremos que cautivó su interés: el constante desafío y la amplia gama de perspectivas, cautivaron su interés.

Puma, corpulento y orgulloso, imponente y poderoso, mostró al soñador el encanto que produce el carisma. Lynx, esbelto y misterioso, libre y sigiloso, ofreció al soñador su consejo valioso; ambos espíritus se sumaron a la manada que conforme avanzaba, más se diversificaba.

LOS INDÓMITOS: AUREUS Y LATRANS

Durante la oscilante aventura que es la vida, todo se transforma constantemente mientras conserva solemnemente la esencia de su existencia; lo que implica que independientemente por lo que pases, eso no determina lo que decidiste ser; y que aunque evoluciones, nada logra cambiar lo que te hace verdaderamente especial.

El soñador, junto a los otros espíritus, se toparon en el camino con un par de caninos, fieles a sí mismos y a lo que amaban, con señas de arduas batallas libradas pero manteniendo el ánimo divertido que los caracterizaba. Latrans era intrépido, astuto y de gran afinidad por lo sobrenatural, sorprendió al soñador por su sagacidad; Aureus era reflexivo pero de gran determinación, de presencia fulgurante y leal; impresionó al soñador a través de su don de la fe. Los ocho espíritus ya eran más que una manada, se habían convertido en una tribu.

LA TRIBU MUYSK

Aunque los sueños de cada quien sean naturalmente diferentes a los de los demás, coinciden en un aspecto esencial entre sí, requieren de la mejor versión de uno mismo para hacerlos realidad; así que podemos unirnos para alcanzar un mismo objetivo: cumplir un sueño.

Los espíritus estaban unidos, todos menos Canis, quien tomó su propio camino y no se supo mucho de él durante un tiempo, y ocurrió lo que naturalmente pasa cuando se reúnen seres de diferente especie y de carácter salvaje en un mismo lugar, proceso inevitable de conflicto cuya conclusión resulta en la autorregulación (homeóstasis) del sistema. Los caninos y los felinos generalmente no se llevan y Aureus y Leopardus no fueron la excepción. Fue este último quien dio un paso al lado con el fin de evitar desorden (entropía), Finalmente la tribu alcanzó un estado de equilibrio y orientó su energía hacia la preservación de su estabilidad (autopoiesis).

PERIODO DE DEBACLE

Resulta particularmente curioso que la adversidad permita a cada ser descubrir el potencial existente dentro de sí mismo para enfrentarse a ella; las dificultades revelan nuestras verdaderas fortalezas y nos permiten dar un paso hacia adelante en el camino del autodescubrimiento.

La tribu avanzaba con paso firme y organizado rumbo a su sinergia, acompañados por un buen clima y estrechando lazos de confianza; pero de repente y de manera intempestiva, las condiciones cambiaron, el ambiente se tornó amenazante al punto de poner en riesgo la permanencia de los espíritus dentro del ecosistema. La contienda no dio cuartel y concluyó dejando mal herida a la tribu; Ursipoda, Latrans y Aureus fueron forzados al destierro primero; Lynx, un ciclo después; Puma continúo pero ya no fue lo mismo. El soñador se enfrentó a su peor pesadilla, la tribu se había disuelto y la soledad se convirtió en su única compañía.

EL SOÑADOR ALFA: LYCAN

En el momento en que un espíritu se propone a luchar incansablemente para alcanzar un sueño, debe tener claro que la clave se encuentra en la perseverancia regida por la consigna del nunca rendirse; las grandes proezas están al alcance de todo aquel que tenga el valor de conquistarlas.

Ya sin la presencia de los demás espíritus, Lycan se encontraba abatido y deambuló solitario durante un par de ciclos, su viaje puso a prueba hasta el punto más íntimo de su esencia, se enfrentó a enemigos que desconocía y terminó sumergiéndose en una batalla contra el más feroz de los némesis, una contienda que eventualmente todo ser libra, debió enfrentarse a sí mismo, y de aquella lucha surgió victorioso, lastimado pero íntegro, decaído pero decidido y sobre todo, con la voluntad de seguir adelante; comprendió que debía alcanzar su mejor versión, entendió que su poder radica en la tenacidad, que suya es la visión y que debía guiar y liderar, asumió que su espíritu es el de un soñador.

UN NOBLE CAMARADA:EQUUS

Si durante el transcurso de la vida experimentáramos una pizca de empatía, quizá habría menos prejuicios y un mayor entendimiento; cada ser avanza por su propio camino, librando sus propias batallas y llevando en hombros su propio peso, así que antes de criticar preocúpate por ayudar.

Durante su travesía, Lycan conoció otros espíritus que le enseñaron en los instantes en los que estaba dispuesto a aprender; uno de esos espíritus, el cual viajaba libre pero siempre atento a lo que le rodeaba, llamó su atención; Equus demostraba amabilidad y solidaridad, paciencia y pericia en varios campos, su actitud alegre y afable dejó una buena impresión en Lycan, que vio en el corcel la sensibilidad que le hace falta a una buena parte del mundo. Lycan había encontrado al espíritu del cual conoció la valentía presente en la nobleza.

EL CONCILIO ABORIGEN

La naturaleza del ser humano no es la del individuo egoísta, los seres humanos somos seres sociales en esencia; todos soñamos y unidos podremos avanzar para alcanzar un mismo propósito, hacer realidad nuestros sueños.

Lycan había superado una enorme adversidad y ahora tenía una visión más completa de hacía donde debía dirigirse; pero no quería hacerlo solo, ya que había interiorizado que los demás espíritus y sus respectivos sueños hacían parte del suyo y que si lograba reunirlos, entre todos podrían mostrarle el camino a muchas otras personas. Con paciencia y constancia encontró a Puma y a Canis, Ursipoda y Lynx estaban juntos en otro ecosistema, no muy lejos del lugar donde se hallaba, Latrans estaba en otra región pero mantenía el contacto, Equus ya era un compañero inseparable, a Leopardus y a Aureus los seguiría buscando. Para cuando la caza llegó a su fin, se dio cuenta que todos habían evolucionado pero que aún conservaban la singularidad de sus espíritus. Fue grato verlos y empezar de nuevo, con perspectivas más amplias, con la llama de la esperanza encendida y fulgurante, con la voluntad restaurada y con un propósito claramente definido:

Evitar que los sueños sean sólo sueños.

El albor de la gesta.

Es así como empieza esta aventura dentro de la gran aventura que es la vida.

Nuestra misión consiste en despertar en todo aquel que tenga un sueño, el espíritu Aborigen, ese espíritu con la fortaleza para hacerlo realidad; esta historia apenas comienza, tiene muchas páginas aun por crear, así que ten en cuenta que si te ha gustado este fragmento de la historia y tienes un sueño por cumplir, puedes ser parte de ella.

Sueña sin límites, sueña en grande. Atentamente

Lycan.